Los Parques Nacionales más antiguos de España

Los Parques Nacionales más antiguos de España

Vemos y repasamos los primeros parques del país

¿Parque Nacional?

Son muchas las veces que nos adentramos en un Parque Nacional sin saber que es lo que vamos a visitar. En TREKKINGReview queremos  explicarte varias cosas, desde algunas características de estos hasta que requisitos debe tener un parque para ser considerado nacional.

Los Parques Nacionales son como la creme de la creme de los parques. Es decir si clasificamos a los parques naturales cómo si una liga de fútbol se tratara, estos serian los parques que jugarían la Champions League.

Y es que, según la explicación científica, un Parque Nacional es un espacio natural de alto valor natural y cultural, poco alterado por la actividad humana que, en razón de sus excepcionales valores naturales, de su carácter representativo, la singularidad de su flora, de su fauna o de sus formaciones geomorfológicas, merece una conservación preferente y se declara de interés general de la nación por ser representativo del patrimonio natural.

¿Qué hay que tener para ser Parque Nacional?

Una vez sabemos que un Parque Nacional es el máximo rango al que aspira un parque, vamos a tratar de adivinar que se necesita para que un parque pase a ser declarado Parque Nacional.

Esto no es como un casting dónde dos o tres personas dictaminan si un parque vale para ser nacional o no, se trata de un listado de  características y requerimientos expuestos por el Plan Director de Parques Nacionales.

Un espacio podrá ser declarado Parque Nacional siempre y cuando cumpla estos requisitos:

1. Que represente al sistema natural y al entorno al que pertenece. Es decir, un Parque Nacional no va a ser una excepción de fauna y flora de esa zona, sino que debe representar a su entorno. Por ejemplo, el Parque Nacional del Teide se considera Nacional entre otras cosas ya que representa el conjunto global del territorio. O por ejemplo el Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa nunca podrá ser Nacional ya que por muy atractivo y llamativo que sean sus volcanes, estos no representan al entorno cercano de la zona (Cataluña).

2. Extensión. Fácil, que sea lo suficientemente grande para que permita evolucionar naturalmente al parque en sí. Es decir que sea autosuficiente para que mantenga las características que lo llevan a ser Parque Nacional en el presente.


3. Estado de conservación. Resumiendo, debe ser una zona con un alto grado de conservación dónde el ser humano intervenga lo mínimo posible. Este punto es un poco conflictivo ya que estos últimos años hay Parques Nacionales que han permitido una entrada de turistas y visitantes mayor a la debida.

4. Continuidad territorial. Este punto es bastante obvio, el Plan Director de Parques Nacionales, nos cuenta que los Parques Nacionales deben ser territorios continuos, sin fragmentación de territorio salvo excepciones. Es decir, deberíamos poder andar de una punta a otra sin tener que parar. Las excepciones, pues por ejemplo el Parque Nacional del Archipiélago de Cabrera, compuesto de islas e islotes.


5. Asentamientos humanos. No debe incluir núcleos urbanos habitados en su interior, salvo casos excepcionales debidamente justificados, esto se puede entender fácilmente atado al punto 3 dónde se dice que debe haber un estado de conservación alto.

6. Protección exterior. El territorio periférico a la zona debe ser susceptible a ser denominado zona periférica de protección. Es decir que tenga mucho territorio rodeándolo que lo pueda proteger y que cumpla con los puntos anteriores.

Los más antiguos del país

Puede parecer fácil, pero creednos que no lo es. Solo hace falta ver cuantos Parques Nacionales hay en España. Y es que, viendo que tan sólo hay 16 Parques Nacionales no debe ser tan fácil alzarse con el máximo respeto dentro del mundo de los parques.

En TREKKINGReview queremos mostraros una pequeña lista de los primeros Parques Nacionales de España, es decir los más antiguos. No estamos hablando de fauna y flora vieja sino que hablamos de los que fueron declarados Nacionales antes, los primeros de todos. Vamos a daros cuatro datos de los 5 Parques Nacionales más antiguos de España.


El primero de todos es el conocidísimo Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, situado en la provincia de Huesca, y declarado Parque Nacional en el 1918. Es un parque que cuenta con más de 15000 Ha y cimas que superan los 3000 metros. Declarado también Patrimonio de la Humanidad, es sin duda uno de los Parques Nacionales que hay que visitar una vez en la vida.

En segundo, tenemos al Parque Nacional de los Picos de Europa, un parque que se declaró en el mismo año que el anterior, 1918, y que se encuentra entre tres comunidades autónomas: Cantabria, Asturias y Castilla y León. Un parque con un paisaje muy cambiante que cuenta con una cota máxima de 2650 metros y que es Reserva de la Biosfera.

En tercer puesto, ya declarado en el año 1954, tenemos al primer Parque Nacional de las Islas Canarias, el Parque Nacional del Teide. Un parque que también es Patrimonio de la Humanidad y que fue el primer Parque Nacional Volcánico. A parte, en el se encuentra el Teide, montaña de 3718 metros, techo icónico del país.


El cuarto parque más antiguo se encuentra también en las Islas Canarias, en la misma isla de Tenerife, este fue declarado al igual que su hermano, en el 1954. El Parque Nacional de la Caldera de Taburiente es uno de los obligatorios de visitar cuando se está en la isla.

Por último, el Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici. Este parque se encuentra en el corazón de los Pirineos Catalanes, fue declarado en el 1955. Un Parque Nacional en mayúsculas por sus grandes circos glaciales, cimas escarpadas y valles infinitos. Sin duda un Parque Nacional que describe a la perfección los Pirineos.

TREKKINGReview