El famoso sistema de 3 capas

El famoso sistema de 3 capas

Te contamos cómo vestirse en el mundo del Trekking

EL FAMOSO SISTEMA DE CAPAS

Son muchas las veces que oímos a hablar del sistema de capas, os habrá pasado que salís a la montaña, a hacer un pequeño Trekking y alguien habla de las capas que lleva.
Cuántos de los que estamos leyendo esto hemos oído: Yo llevo siempre dos capas y media. Pues yo siempre tres capas, mucho más seguro. A veces yo sólo llevo dos y voy bien. 
Si eres de esos que sale con una sola chaqueta que hace todas las funciones, quizás te interese leer este artículo ya que usar cada prenda cuando toca nos puede salvar de mucho más que de un resfriado. 
La verdad es que el famoso sistema de capas del que os vamos a hablar hoy, ya lo tenéis más que interiorizado. Desde bien pequeños nos lo han enseñado, pero hoy os vamos a contar todos los detalles, tanto de la primera capa como la segunda y la tercera. 
Este curioso sistema nació en 1986, cuando una conocidísima casa noruega (Helly Hansen) lanzó esta idea para todos los alpinistas del momento. Tiempo después se vería que no tan sólo servía para los alpinistas de alto nivel sino que era un sistema aplicable a cualquier persona que practicara Trekking o montañismo. 
El sistema de capas no es nada más que una manera de organizar el orden de las capas de ropa que vamos a llevar encima según la meteorología que nos afecte. Simplemente es una manera de vestirse en la montaña. Si es bien sabido que han salido otras variantes, hasta el momento el sistema más famoso y utilizado es el sistema de 3 capas. 
 

EL SISTEMA DE 3 CAPAS

Ahora os contaremos en que consiste cada capa, pero antes de todo vamos a daros un pequeño consejo: En la montaña siempre es mejor llevar algo de ropa sobrante, nunca se sabe si la vamos a necesitar. Dicho esto vamos a analizar las tres capas.

En resumen, para todos aquellos que creen que ya lo saben:

Primera capa: evacuar la humedad hacia la segunda capa.

Segunda capa: dar calor y evacuar la humedad al exterior.

Tercera capa: impedir entrada de lluvia y transpirar.

Hay muchas veces en las que se le da una importancia extrema a la tercera capa, todo el mundo habla de la tercera capa. No negaremos que en meteorologías adversas es la más importante, eso sí, hay que estar muy atentos a lo que hay por debajo de nuestra tercera capa.

Es por esto que hemos decidido hacer este reportaje, ya que saber que en alta montaña hay que llevar un buen cortavientos/impermeable, eso lo sabe el 99% de la gente.

Cualquier persona que practique actividad en la montaña sabe de la importancia de mantenerse seco y caliente en todo momento. Estar seco y a una buena temperatura va a ser la mejor sensación después de pasar un mal rato climatológicamente hablando.

PRIMERA CAPA

Es la capa que está en contacto con la piel, la típica primera capa técnica que está fabricada con materiales que secan muy rápido. ¿Porqué? Pues por que nos interesa que esta prenda se vaya secando lo más rápido después de mojarse con nuestro sudor, es decir, que lo expulse lo más rápido que pueda. 
Esta humedad la enviará a la segunda capa, es ahí donde la segunda capa trabajará con la humedad de la primera. 
Pero no tan rápido. ¿Qué prendas sirven para esta primera capa? Fácil, una capa bastante ajustada al cuerpo, a poder ser de lana Merina, un tipo de lana que expulsa rápidamente el sudor y a parte nos va a proporcionar algo de retención de calor en invierno, que nunca viene mal.
 

SEGUNDA CAPA

La principal misión de esta capa es aportar calor, los conocidos forros polares de los cuáles todo el mudo ha oído hablar. Esta capa debe crear una barrera entre el exterior y nosotros. Más que una barrera física o impermeable, debe ser una barrera térmica. Una de esas prendas que nos abrigue en cualquier momento y nos sentamos muy cómodos. 
Como ya hemos comentado, hace unos años esto sería el clásico forro polar pero con el paso de los años hemos visto novedades. Ahora existen muchas variedades. 


FORROS POLARES
Empezando por lo clásico tenemos los forros polares. Este material, generalmente fabricado con PET, fue desarrollado por Malden Mills (actual Polartec) como sustituto de la lana.
El propietario decidió no patentarlo, así que se puede encontrar de múltiples fabricantes y calidades. Sin embargo, las marcas de material técnico de montaña suelen confiar casi en su totalidad en la fibra Polartec para sus prendas polares, tanto por su enorme calidad como porque es fabricado a partir de reciclaje de latas y envases plásticos, y es considerado un material de beneficio ecológico.
Si nos adentramos en las novedades de este material veremos otras prendas que cumplen con  la función de dar calor incluso con tecnologías más ligeras y compactas. Son los micropolares y polares elásticos. Algo más ligeros, cómodos y ágiles sin perder mucho poder calorífico. El más famoso de ellos, sin duda, el Polartec Powerstretch.

RELLENOS
También dentro de la opción para segunda capa nos encontramos a las prendas de moda de esta última década. Los plumas, rellenos de pluma natural o fibra sintética, son prendas ideales para darnos ese extra de calor en cualquier actividad exterior. 
Cada vez van ganando más terreno por encima de los forros polares, esto se debe a que son más ligeros, más cálidos, mucho más compactos e incluso algunos cuentan con propiedades cortavientos.
Hay algunas cuyo diseño es más adecuado para una capa exterior (aunque puede usarse como segunda capa), y otras especialmente diseñadas para ir debajo de otras prendas (aunque funcionen bien como capa exterior).
El único inconveniente de estas piezas va a ser el precio, van a tener un coste bastante más elevado que un simple forro polar. 

SOFTSHELL
Son la típica chaqueta de entretiempo en montaña, una chaqueta que nos va a proporcionar calor sin tener que pagar el elevado coste de los rellenos de pluma o fibra. Una chaqueta realmente apta para este tipo de actividades. Un poco en desuso estos últimos años por el “boom” de los plumas, pero sin duda una de nuestras elecciones para cualquier época del año en alta montaña.
Un tipo de segunda capa ideal para actividades donde nuestras prendas corran más riesgo de ser rasgadas, como puede ser la escalada o los Trekkings más técnicos con zonas de trepar o pasos de escalada fáciles. 
Si buscas protección y calidez en las tres estaciones restantes al verano, este es tu tipo ideal de segunda capa. 
 

TERCERA CAPA

La capa de la que todo el mundo habla. La impermeable, la resistente, la visible y la que debe aguantar las peores condiciones. Debe ser nuestro seguro, nuestra prenda más resistente, impermeable y cortavientos. 
Deben ser chaquetas con membrana Gore-Tex u otro tipo de capa impermeable, a poder ser por encima de los 20.000mm de columna de agua, una cantidad que nos va a proteger en el 90% de las lluvias que podamos encontrarnos. 
Aunque sean impermeables hemos de mirar su transpirabilidad, no pueden dejarnos con todo el sudor en el interior ya que sino en situaciones de mucha calor nos va a dejar empapados por dentro. 
Deben ser resistentes a arañazos y rozaduras ya que algunas veces nos las vamos a poner solo para proteger la prenda que estemos llevando en ese momento o incluso para hacer algún descenso donde queramos tener un extra de capas en nuestros brazos al agarrarnos en ramas o piedras para subir o bajar algún paso de trepar. 
Es decir: siempre necesitaremos tener una tercera capa tradicional, impermeable, cortavientos, y transpirable. Hace unos años este era el único tipo de prendas que existían para protegernos en todo momento en el sistema de capas. Pero eso obligaba a usar estas chaquetas o pantalones en momentos en el que no necesitábamos tanta protección, y entonces nos penalizaba su menor transpirabilidad durante los momentos más activos de la ruta. 
 

TREKKINGReview